Mensaje de Thomas Polanco al Consejo Mundial

Querida Noemí Bertola (Coordinadora Mundial)
Queridos Don Giuseppe Casti y Sor Leslie Sandigo
Queridos (as) hermanos (as) consejeros (as) Mundiales

 Reciban nuestro cordial y afectuoso saludo, ya en el ardor de los trabajos del encuentro del Consejo Mundial de nuestra Asociación de Salesianos Cooperadores. Un encuentro esperanzador porque se inicia con un nuevo grupo de hombres y mujeres que han sido elegidos luego de realizados los congreso regionales en todo el mundo, para animar la ASC por los próximos seis (6) años.  Encomendamos el trabajo a la Auxiliadora, la que siempre ha sido, es y será, nuestra Madre, Guía y Maestra.

 

La ASC está en un momento exquisito. En el  Año Jubilar de la Misericordia, es propicia la ocasión para mirarnos hacia adentro y fuera de lo que somos y hacemos. El Rector Mayor en su Aguinaldo del 2016 nos invita a que: “Con Jesús Misericordioso, recorramos como hermanos la aventura del Espíritu”. Celebrar el Jubileo de la Misericordia significa poner de nuevo en el centro de nuestra vida personal, de nuestra Asociación, de nuestras estructuras a Jesucristo, el Dios misericordioso. Durante todo el año jubilar se nos invita a redescubrir el perdón amoroso de Dios, su presencia y cercanía. Precisamente estas actitudes de perdón, de presencia y cercanía debemos vivirlas a nivel personal y asociativo.

 

Creo oportuno que como ASC debemos aprender a elegir solo “lo que más agrada a Dios”.  Este año será un tiempo favorable para nosotros si aprendemos a elegir lo que más le gusta a Dios. Nada es más importante que lo que a Dios más le gusta: su misericordia, su amor, su ternura, sus abrazos y sus caricias.  Si olvidamos, sólo por un momento, que la misericordia es “lo que más le gusta a Dios”, todos nuestros esfuerzos serían en vano, porque nos convertiríamos en esclavos de nuestra Asociación y de nuestras estructuras, por mucho que la renovemos.

 

Estamos en un momento, en un tiempo único para generar entre todos sinergia y con ello confianza en el camino que hemos emprendido, el camino de la renovación total. Les invito a mirar con esperanza nuestro futuro, y a vivir renovados nuestro presente, conscientes de nuestra misión, y lo que se espera de nosotros.   Y en ese futuro que ya ha comenzado, se nos pide un “cambio” hacia un estilo renovado de ser y hacer, un estilo renovado de  lo que somos y hacemos.  Me atrevería a compartirles las características que creo son indicadores de ese estilo renovado:

  1. Debe ser más espiritual
  2. Debe ser más evangelizador
  3. Debe ser más comunitario
  4. Debe ser más corresponsable
  5. Debe ser Más personalizado
  6. Debe ser Más animador

 

Somos hombres y mujeres de bien. Que a nadie le quepa dudas. Y como hombres y mujeres de bien necesitamos difundir ese bienestar a todo lo largo y ancho de nuestro mundo. Dejémonos sentir, para gloria de Dios. dejémonos  escuchar, nuestros destinatarios lo piden. Promovamos un mundo mejor para nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Los objetivos de desarrollo sostenible son indicadores de por dónde  se quiere dirigir la humanidad, no nos quedemos como meros espectadores. Tenemos lo mejor para dar y acompañar: el amor de Dios.                                 

 

Les auguro un excelente trabajo. No tengan miedo. 35,000 hombres y mujeres estamos en sinergia mundial para dar pasos de gigante por el bien de la humanidad.

 

Les acompañamos con nuestra oración y esperanza.

 

UN abrazo

En Don Bosco

 

Thomas Polanco, SCC

Provincia Antillas